¿Has Sido Rechazado como Emprendedor? ¡Es lo Mejor que te Podía Haber Pasado!

Dic 30, 2020

Odiamos ser rechazados.

Está en nuestra naturaleza. Nos gusta y amamos lo opuesto: ser aceptados.

Pero no es así como va la vida, especialmente si eres un emprendedor.

¿Qué hacemos como emprendedores para superar este, desgraciadamente, frecuente escenario?

Aquí comparto algunas técnicas que uso porque, como puedes suponer:

  • He sido rechazado millones de veces.
  • Sigo siendo rechazado diariamente.
  • Seré rechazado incluso más en el futuro.

Paso 1: Aceptar el rechazo

El primer y más esencial aspecto es: aceptar el rechazo.

Es parte de tu vida, como el éxito, las victorias, los fracasos, y cualquier otra situación que vivirás como emprendedor.

No podemos enfadarnos por eso. Es solo otra situación más con la que lidiar.

Cuando aceptas esto, como te lo estoy diciendo, es cuando sientes una especie de liberación.

Me acuerdo perfectamente cómo pasábamos horas, fines de semana, noches, preparando las propuestas de clientes (¡gratis!). Teníamos un ratio de éxito del 2%-3%, así que imagina lo contento que nos poníamos cuando nos rechazaban.

Algunos clientes ni siquiera nos escribían un e-mail para decirnos que habíamos sido rechazados.

Es una situación realmente dura.

Estás creando un negocio, dedicando horas, energía, dinero, y muchos clientes ni siquiera contestan a tu propuesta para decir NO.

Me sentía indignado, ofendido, enfadado… en aquella época.

A medida que pasaban los años, aprendí cómo gestionar estas situaciones porque se habían convertido en normales y frecuentes.

No podía vivir en ese estado, ni mental, ni físico.

Cuando aceptas estos hechos, tu mente empieza a abrirse, piensas en soluciones, y buscas alternativas. Es cuando empiezas a comportarte de forma racional y pragmática.

Cosas que empecé a hacer:

  • Decidir a qué clientes presentaba mis propuestas. No todo el mundo merece una propuesta.
  • Pensar cómo podía preparar mis propuestas de una forma más fácil/rápida.
  • Pensar otras formas de crear servicios o productos en los que la presentación de propuestas no fuese la forma de vender.
  • Dejar de quejarme. Eso me condujo a un mejor escenario, con un estado físico y mental mucho más sano.

Como puedes ver, cuanto antes aceptes el hecho, más pronto lo superarás.

Si no lo haces, perderás tu tiempo, y el tiempo debería ser tu principal y más importante activo en la vida, especialmente si eres un emprendedor.

Paso 2: Aprovecharlo

Vemos el rechazo como algo negativo porque es la primera idea que nos viene a la mente y porque eso es lo que nos han enseñado en la escuela y en la sociedad.

¿Por qué no piensas de una forma radicalmente distinta y lo ves como una oportunidad?

Suena raro, y te tengo que decir que esto no es una mera estrategia para aceptar y justificar el fracaso. Es la única solución para superar escenarios negativos.

Nunca califiques un escenario de negativo. Punto.

Si quieres, es posible, sin importar lo trágico que sea. Depende al 100% de ti.

No comprendía este tipo de razonamiento al principio pero hoy, cuando llevo haciéndolo más de una década, te puedo decir que funciona, es posible, y no existe herramienta mejor en el mundo para progresar en la vida.

Ver el rechazo como una oportunidad hará posible que empieces a prestar atención a las causas que lo producen.

En ese momento es cuando empiezas a ver cosas como:

  • Cómo puedes mejorar.
  • Cómo puedes pulir tus productos y servicios.
  • Qué está haciendo bien tu competencia.

Es la puerta principal para evolucionar.

En mi caso, he mejorado mucho gracias al rechazo.

Lo describiré con algunos ejemplos.

Grandes cuentas

Al principio, estábamos obsesionados por captar grandes cuentas en nuestra empresa (una agencia de marketing).

Ellas tenían los grandes presupuestos, las grandes cifras. Todo sonaba grande, incluso nuestros fracasos.

Las grandes cuentas fueron nuestro mayor error en los 20 años de historia que tenemos.

Casi acaban con nosotros si no hubiésemos pasado al tipo de pensamiento que te describo en este artículo.

Cuando cambiamos nuestro objetivo a empresas pequeñas y medianas es cuando el éxito empezó a llamar a nuestra puerta.

Fue el movimiento que nos hizo crecer, ser rentables, y sobrevivir.

Nuevos servicios

Fue el rechazo el que nos hizo pensar en nuevos servicios.

  • Servicios que no necesitaban propuestas complejas para venderse.
  • Servicios mucho más rentables que los iniciales.
  • Servicios que eran mucho más demandados por el mercado.

Con un conjunto totalmente nuevo de servicios en nuestras manos, incrementamos nuestras ventas, beneficios, y el proyecto.

Hoy en día somos una agencia de 45 personas, habiendo comenzado solo 6 hace 20 años. Eso es, desde mi punto de vista, evolución.

Diversificación

Fue el rechazo el que nos impulsó a crear otras empresas y otros modelos de negocio, relacionados con nuestra agencia pero totalmente diferentes, con diferentes clientes, procesos, y beneficios.

Así es como nos hemos convertido en un holding de 4 empresas, mucho más diversificadas.

La diversificación es una magnífica forma de reducir riesgos.

Además de eso, si las empresas tienen puntos en común, puedes sacar ventaja de ventas cruzadas: productos, servicios, clientes…

Puedes también encontrar sinergias entre tu capital humano, teniendo personas dentro de tus diferentes proyectos que encajan perfectamente en unos y otros, reduciendo los costes de tus otras áreas de negocio.

Motivación

En mi caso, cuando soy rechazado, en lugar de deprimirme, enfadarme, o entristecerme, me motivo.

Ser rechazado es el combustible y la energía que me hace progresar, evolucionar, ser una mejor versión de mi mismo.

Redirijo toda esa energía hacia:

  • Estar más concentrado en las cosas que hago.
  • Decirme que no puedo ser rechazado de nuevo, razón por la cual tengo que rendir más y mejor.
  • Buscar formas de resultar más atractivo, cambiando cómo vendo mis productos y servicios.

Para llevar a casa

No te tomes el rechazo como algo personal.

Nada es personal en la vida.

Tenemos que lidiar con una infinita cantidad de escenarios en nuestras vidas.

La vida no es una guerra. La vida es solo eso, vivirla.

Aceptar estas situaciones y sacar lo mejor de ellas es la mejor herramienta para sobrevivir y progresar.

Piensa en positivo. Siempre lo puedes hacer. ¡Funciona!

Foto en parte superior cortesía de Jon Tyson en Unsplash.

¡Gratis!

¡Conviértete en una MÁQUINA de la PRODUCTIVIDAD en solo 7 días!