La Pregunta del Millón que Hará que Alcances Todos Tus Objetivos

Mar 16, 2021

Sí, sabes lo que es.

Sé que sabes lo que es porque sé lo que es.

Me refiero a fijar tus prioridades para alcanzar tus grandes objetivos en la vida.

Ves que tus días pasan y no te acercas a ninguna de tus tareas, proyectos, objetivos…

Es una sensación de tristeza. De vacío.

Lo conozco bien porque he estado ahí. Sé las emociones, los sentimientos, lo perjudicial que es.

Hoy puedo decir que lo he superado.

Tienes que derrotar a 2 enemigos

Cuando hablas de sentirte y ser productivo, tienes que encarar 2 enemigos:

  1. Procrastinación.
  2. Urgencia.

Por un lado, la procrastinación es básicamente no hacer lo que debes porque “no te apetece”.

Por otro lado, la urgencia es solo centrarte en hacer las cosas que son, en teoría, muy urgentes.

La cuestión es que ambas, procrastinación y urgencia, están mucho más relacionadas de lo que puedas pensar.

Existen cientos de ocasiones en las que consideras algo urgente porque estás procrastinando en una tarea importante.

¿Te resultan familiares estas situaciones?

  • Tengo que comprobar mi e-mail porque tiene que haber cosas importantes. ¿De verdad?
  • Agendemos una reunión para gestionar este tema. ¿Es 100% necesaria?
  • Voy a llamar a este hombre, no importa que no lo necesite hacer hasta la semana que viene. Entonces, ¿por qué no esperas a la semana que viene?

A causa de la procrastinación, empiezas a convertir cosas en asuntos urgentes porque son “la excusa perfecta”.

En este artículo, me centraré en el concepto de “urgencia” porque, cuando seas capaz de gestionarlo, puedes empezar a evitar la procrastinación, matando dos pájaros de un tiro.

Paso 1: Creación de una metodología top-down

Primero, necesitas crear una metodología basada en prioridades.

Necesitas definir, de forma clara, lo que es importante para ti.

Para hacerlo, yo siempre empiezo con “grandes cuestiones” como, por ejemplo:

  • ¿Qué quiero hacer en mi vida?
  • ¿Qué quiero ser?
  • ¿Cuáles son las cosas que realmente considero que son importantes para mi?
  • ¿Qué da sentido a mi vida?
  • ¿Dónde quiero estar dentro de 1, 3, ó 5 años?

Esta clase de preguntas te permitirán saber qué es realmente importante para ti, qué te importa de verdad.

Una vez que has respondido a estas preguntas, enumera tus objetivos de alto nivel, cosas que sean muy fáciles de pensar. Escríbelas.

Olvídate de la precisión. Tan solo escribe todas las cosas que quieres conseguir.

Estos podrían ser objetivos de alto nivel:

  • Quiero estar en forma.
  • Quiero ser escritor.
  • Quiero estar más relajado.
  • Quiero perder peso.

A continuación, céntrate en un objetivo de alto nivel y piensa qué objetivos de bajo nivel puedes perseguir.

Por ejemplo, si quiero ser un escritor, estos podrían ser objetivos de bajo nivel:

  • Quiero escribir un artículo cada semana.
  • Quiero escribir en un diario cada fin de semana.
  • Quiero escribir un mensaje de Whatsapp a mi hijo.

Como puedes ver, los objetivos de bajo nivel son mucho más tangibles, fáciles de comprender, fáciles de intentar cumplirlos.

Ahora tienes:

  1. Grandes cuestiones.
  2. Objetivos de alto nivel.
  3. Objetivos de bajo nivel.

En este punto, solo necesitas enumerar todas las tareas que necesitas hacer para alcanzar cada objetivo de bajo nivel.

Si algunas tareas se relacionan entre sí, crea un proyecto.

Un proyecto te dará esa vista de pájaro que necesitas para no perderte entre decenas de tareas que hayas podido crear.

Paso 2: Fija prioridades

Cada una de tus grandes preguntas tienes que ordenarlas según tus prioridades.

Te recomiendo no tener más de 5 grandes cuestiones. Si tienes 10, céntrate solo en las 5 “realmente importantes”.

Ordenar una lista de 5 elementos es un juego de niños, ¿no?

“Para cambiar tu vida, necesitas cambiar tus prioridades.”
— Mark Twain

Este orden en tus grandes cuestiones determinará las prioridades de tus:

  • Objetivos de alto nivel.
  • Objetivos de bajo nivel.
  • Proyectos.
  • Tareas.

Así, si una tarea pertenece a una de tus grandes cuestiones de mayor prioridad, esa tarea será de alta prioridad. La harás por encima del resto.

Paso 3: Planifica tu semana

Durante mis revisiones semanales, me fijo en todos mis objetivos, proyectos, y tareas.

Decido qué tareas haré la semana siguiente basándome en las prioridades que he fijado, y las agendo en mi calendario.

Agendarlas te permitirá saber si eres demasiado ambicioso. Traerá la realidad a tu vida.

“La clave no es priorizar lo que está en tu agenda, sino agendar tus prioridades.”
— Stephen Covey

Yo solo agenda un máximo de 3 tareas cada día. El resto esta vacío para los “eventos inesperados”.

La pregunta del millón

Cuando tienes todo planificado y algo inesperado aparece, esta es la simple pregunta que me hago:

¿Qué pasaría si no hago esta tarea inesperada hoy?

Sé honesto. No te engañes.

¿Es realmente el “fin del mundo” si no haces esa tarea hoy?

Haciéndote esta pregunta, te darás cuenta de que, la mayoría de las veces, esta tarea inesperada puede perfectamente ser retrasada, al menos, hasta mañana.

¡Retrásala!

Las grandes consecuencias

Con esta técnica, siempre ganas:

  1. Si la tarea inesperada la retrasas, tu planificación no se ve afectada.
  2. Si la tarea inesperada no la retrasas, estás 100% seguro de que no es solo una tarea urgente: ¡es también UNA IMPORTANTE!

Esta técnica me cambió la vida, refiriéndome a fijar prioridades y a la criticidad de gestionar importancia vs. urgencia, un concepto esencial para progresar en tus objetivos importante/críticos/esenciales de la vida, esos que te llevarán a la realización personal y, finalmente, a la felicidad.

Un gran descubrimiento

Hice un gran descubrimiento empleando la pregunta del millón.

Detecté que cosas que pensaba que eran urgentes y tenían que hacerse, algunas veces (muchas más de las que pensaba), nunca se hacían… ¡Y NO SUCEDÍA NADA!

Desaparecían solo retrasándolas (alguien las hacía, nadie las hacía, nadie preguntaba por ellas nunca más…).

Este descubrimiento me mostró que el concepto de “urgencia” es totalmente subjetivo.

Es algo que yo puedo pensar o, normalmente, algo que “otros” pueden pensar.

Centrándote en esas “cosas urgentes” es como empiezas a hacer las “cosas de otros” o esas que quieres hacer para evitar hacer las importantes (procrastinación).

Hoy, mis GRANDES OBJETIVOS se mueven hacia adelante cada día un poco, paso a paso.

Para llevar a casa

No te olvides seguir estos pasos cuando fijes tus prioridades para rendir al máximo:

  1. Fija tus prioridades pensando lo que es esencial en tu vida.
  2. Agenda tus tareas importantes la semana de antes.
  3. Agenda un máximo de 3 tareas importantes cada día.
  4. Cuando algo inesperado aparece, cuestiónate la pregunta del millón: ¿qué pasaría si no hago esta cosa inesperada hoy?
  5. No tengas miedo a retrasar estas cosas inesperadas. Verás que desaparecen la mayoría de las veces. Nunca necesitan que se hagan.
  6. Céntrate en tus 3 tareas importantes cada día. Cuando lo hagas, el interés compuesto y el tiempo harán el resto.

¡Ve a por ello!

Foto en parte superior cortesía de Zdeněk Macháček en Unsplash.

¡Gratis!

¡Conviértete en una MÁQUINA de la PRODUCTIVIDAD en solo 7 días!